a

Afonía, disfonía y ronquera: conoce las principales diferencias para cuidar de tu voz

2 marzo 2020

Cuando quien escucha desvíe su atención debido a cualquier alteración en el tono, la intensidad o la calidad de la voz, tenemos un problema. Deberemos hacer frente a un trastorno de afonía, disfonía o ronquera. ¿Cuál de los tres es el que representa mi anomalía?

Podemos sufrir un trastorno de la voz por diversos motivos. Debido a que uno de los síntomas que incluye el coronavirus es el dolor de garganta, puede que nos alarme el hecho de presentar algún problema en la voz.

Si tenemos dificultad para hablar con el tono y el volumen de voz habitual solemos decir que estamos afónicos o tenemos ronquera. Pero lo cierto es que estos términos a menudo los entendemos de manera errónea.

Afonía, disfonía y ronquera: ¿En qué se diferencian?

Te lo explicamos a continuación.

Afonía

Está considerada un problema más grave que la disfonía debido a la incapacidad para hablar.

La afonía se caracteriza por la pérdida total de la voz o una voz prácticamente inaudible, causada por la inflamación de la laringe que, a su vez, la produce un resfriado común, un mal uso de la voz o el contacto con sustancias irritantes, entre otros motivos. En este caso no conseguimos articular sonidos inteligibles, aunque tratemos de forzar todo lo posible las cuerdas vocales.

Disfonía

Es el cambio o alteración de la voz normal. Su causa más frecuente es la infección de las vías respiratorias altas o el resfriado, pero también puede deberse a forzar demasiado las cuerdas vocales o a otros agentes irritantes, como el alcohol, el tabaco o el reflujo digestivo. 

Con la disfonía la voz pierde calidad, disminuye su volumen, cambia el timbre y el tono, e incluso, se presenta dificultad para alcanzar los tonos agudos.

Esta alteración de la voz si no se trata adecuadamente y la cosa se complica pasa a un último grado, que es cuando se produce la ausencia total de la voz y es lo que se conoce como afonía.

Ronquera

La ronquera y la disfonía son lo mismo. Si le ponemos remedio desaparecerá al poco tiempo.

Cómo cuidar la voz: Evita los problemas de ronquera

Para prevenir estos problemas en la voz hay algunos cuidados que podemos seguir, ya que es evidente que, de sufrirlos, deberemos responder a un tratamiento específico en función de la causa de dicho trastorno.

  • Una buena postura: Para no irritar la laringe forzando la voz más de lo debido hay que cuidar la postura. Cabeza, cuello y columna deben estar bien alineados. De este modo, no nos sentiremos obligados a hablar más alto y obtendremos una mayor resonancia. Pero, cuidado, porque estirar el cuello con la mirada hacia arriba no es nada recomendable.
  • Bebe dos litros de agua al día para mantener una buena hidratación y reduce el consumo de cafeína, puesto que esta reseca las cuerdas vocales.
  • Si trabajas con la voz y eres del grupo de personas propenso a sufrir trastornos de afonía y disfonía o ronquera, haz pausas de reposo. Aprovecha los descansos de 15 o 20 minutos para recuperarte.
  • Aclara correctamente tu voz: El carraspeo es un sobreesfuerzo que daña las cuerdas vocales, de modo que debes evitarlo. Si sientes la necesidad de hacerlo, lo conveniente es soltar el aire por la boca al mismo tiempo que pronunciamos una H.

Por último, emplea una respiración diafragmática al hablar en vez de la pulmonar. Ejercerás un menor esfuerzo para emitir los sonidos vocales.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Responsable: PREVING CONSULTORES, S.L.U.  +info

Finalidad: Gestión de las solicitudes de los usuarios    +info

Legitimación: Consentimiento interesado +info

Destinatarios: Otras empresas del Grupo Preving  +info

Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional +info

Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de datos en nuestro Aviso Legal 

No hay comentarios