a

Tips para controlar el estrés laboral

25 marzo 2019

El estrés laboral es una de las enfermedades de estos tiempos. Quizás esta afirmación suene un poco fuerte, pero es la cruda realidad.

Vivimos estresados, tanto en el trabajo como en la vida laboral y, aunque pueda parecer que no, este estrés puede pasar factura a tu salud.

¿Cómo detectar el estrés laboral?

Es posible que digas que no sufres de estrés en el trabajo, pero en muchas ocasiones no somos conscientes de que vivimos bajo presión. Promociones internas, querer dar lo mejor de nosotros mismos, amenazas de despido, jefes imponiendo objetivos desmesurados… son algunas de las causas que pueden llevarte a sufrir este problema en tu propia piel.

El estrés, al contrario de lo que muchos piensan, no se manifiesta de una manera determinada. Cada persona es un mundo y puede sufrir esta patología de una manera diferente. En algunos casos, incluso, el trabajador se acostumbra al estrés en su puesto de trabajo, llegando a negar que sufra estrés laboral.

Por eso, como el estrés laboral se enmascara de muchas formas, hay que analizar bien qué implica esta enfermedad. A rasgos generales, hay una serie de factores que te indicarán que sufres de estrés:

  • Dolores de cabeza de manera frecuente.
  • Malestar estomacal.
  • Problemas para conciliar el sueño por la noche.
  • No dejar de pensar en el trabajo, incluso en tu tiempo libre.
  • Carácter irascible sin motivo aparente.
  • Sensación de que el trabajo no te está realizando como persona cuando, en realidad, sí que te gusta lo que haces.

¿Cómo controlar el estrés en el trabajo?

Si después de lo anteriormente descrito crees que sufres estrés, de manera puntual o regular, te vendría bien saber cómo controlarlo para que no pase factura a tu salud ni a tu implicación con tu trabajo.

  1. Establece metas razonables. Empieza por lo más básico: establecer metas que realmente puedas alcanzar. Si empiezas poniendo objetivos muy elevados lo más normal es que te agobies y creas que no estás haciendo bien tu trabajo.
  2. Controla el uso de la tecnología. Si bien es cierto que la tecnología nos puede ayudar mucho a la hora de realizar nuestro trabajo, puede ser una fuente de distracción y también de estrés. El estar conectado 24 horas al día, los 7 días de la semana no ayuda con el objetivo de relajarse. Establece horas en las que realizarás un apagón tecnológico. Fuera emails, fuera teléfono y fuera redes sociales.
  3. Aprovecha al máximo tu tiempo libre. Sí o sí, tienes que organizar tu trabajo de tal manera que te deje margen para disfrutar de tu tiempo libre. Lo mejor, pon barreras, por mucho trabajo que tengas que no sea un hábito trabajar hasta las tantas. Y segundo, realiza actividades que te ayuden a desconectar: pasear, hacer deporte, quedar con amigos, disfrutar de la familia… todo aquello que te ayude a reponer energía.
  4. Identifica qué te produce estrés en el trabajo. Conocer los puntos de estrés te ayudará a saber gestionarlo mejor. Igual es cada vez que viene un cliente, cuando tienes que hablar con el jefe o cuando tienes que realizar cierto tipo de trabajo.
  5. Busca salidas saludables al estrés. La comida rápida y el alcohol son los dos inhibidores más empleados para salir del estrés y, esto, no es saludable. Realiza deporte, practica técnicas de relajación o date un baño caliente. Piensa que si el estrés afecta a la salud, la manera de ponerle remedio no tiene que afectar a ésta también de manera negativa.

Estos 5 consejos te ayudarán a llevar un mejor control del estrés laboral. No obstante, si ves que no te funcionan, lo ideal es contactar con un experto para que evalúe tu caso en particular.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios