Cuidados de la espalda en trabajos de la cadena de despiece

30 octubre 2018

El operario de despiece es el trabajador que con los conocimientos oportunos efectúa diferentes tareas en mayor o menor medida, en función del nivel de automatización del proceso. Se pueden clasificar en colgadores, repasadores, marcadores, etc. dependiendo de la función que realicen, pero probablemente todos ellos padecerán dolor de espalda en algún momento de su vida, en mayor o menor grado según la dificultad de su trabajo. El dolor varía en función de la persona y al trabajo sometido.

El riesgo en este tipo de trabajo estriba fundamentalmente en el mantenimiento de POSTURAS FORZADAS (debido a la necesidad de mantener una postura estática de pie durante espacios prolongados de tiempo), MOVIMIENTOS REPETITIVOS (debido a que las operaciones de alimentación y retirada de los productos de la línea de despiece se llevan a cabo de forma manual y continuada) y MANIPULACIÓN MANUAL DE CARGAS.

No es posible evitar todos los dolores de espalda, pero sí podemos prevenir o disminuir el impacto de este problema. Para ello, exponemos a continuación una serie de medidas higiénicas para lograr esta protección.

Pautas para proteger su espalda

  • Hacer ejercicio con regularidad: mantiene la espalda alineada y fortalece la musculatura.
  • Evitar el sobrepeso: ya que éste aumenta la presión en la columna vertebral, fundamentalmente a nivel lumbar.
  • No fumar: tanto el humo como la nicotina causan un envejecimiento precoz de nuestra columna.

Pautas para levantar correctamente una carga

  • Planifique por adelantado lo que quiere levantar y no se apresure.
  • Posiciónese cerca del objeto que quiere elevar.
  • Separe su pies a una distancia del ancho de sus hombros para darse a sí mismo una base sólida de apoyo.
  • Flexione las rodillas y presione la musculatura abdominal.
  • Ejerza la fuerza sobre la musculatura de las extremidades inferiores al incorporarse
  • No intente levantar por sí mismo un objeto demasiado pesado, pida ayuda.
  • Para colocar un objeto en un estante, acérquese lo más posible al estante. Aparte sus pies a una distancia amplia, colocando un pie en frente del otro, para dar una base sólida de apoyo.
  • No se incline hacia delante y no extienda totalmente los brazos mientras sostiene el objeto en sus manos.
  • Durante el trabajo, si es posible alterne tareas.
  • Aproveche las pausa para cambiar de postura (sentarse) y realizar ejercicios de relajación de los músculos.
  • Evite girar el tronco.
  • Si desplaza carros, empújelos, no tire de ellos.
  • Evite golpear o presionar con la mano, muñecas o con los dedos.
  • Y por último, recordarle que debe acudir a los reconocimientos médicos que le brinda su empresa: son muy necesarios para conocer su estado de salud y poder prevenir y evitar cualquier patología futura.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios