Medicamentos + conducción: una combinación peligrosa

7 noviembre 2018

En España en torno al 5% de los accidentes de trabajo podrían deberse a efectos de la medicación en la conducción. Algunas reacciones adversas de los medicamentos como somnolencia, mareos y visión borrosa reducen considerablemente la capacidad de conducción.

¿Cómo afectan los medicamentos a la conducción?

Los medicamentos pueden afectar a la seguridad en la conducción de vehículos y al manejo de maquinaria peligrosa. Por ello, toda la sociedad debe colaborar para que los profesionales sanitarios y pacientes lo tengan en cuenta.

Las formas en que los medicamentos pueden afectar negativamente a la capacidad de conducir, entre otras, son:

  • Efecto sedante como somnolencia o disminución de la alerta.
  • Alteraciones oculares como visión borrosa o trastornos de acomodación.
  •  Alteraciones auditivas como zumbidos o acúfenos.
  •  Vértigos, Temblores, etc.

¿Qué tipo de medicamentos son peligrosos?

Entre los medicamentos que pueden afectar a nuestra capacidad de conducción están los ansiolíticos, antidepresivos, tranquilizantes, o incluso algunos colirios o pomadas oftálmicas que pueden influir sobre nuestra correcta visión. Los medicamentos para tratar los resfriados o las alergias también pueden disminuir nuestros reflejos.

Si tiene que conducir y tomar medicamentos, RECUERDE:

Procure conocer cómo reacciona ante la medicación que toma. Si afecta a sus reflejos y capacidad de concentración, le produce excesiva somnolencia, etc. indíqueselo al médico y evite conducir.

La reacción ante los medicamentos es más evidente al principio del tratamiento. Siga siempre las instrucciones del médico sobre como usar la medicación: utilícela en la dosis y durante el tiempo que le ha indicado.

Tomar alcohol y medicamentos conjuntamente puede incrementar fuertemente sus efectos adversos (mayor sedación y somnolencia, pérdida de reflejos…) e influir más negativamente sobre su capacidad de conducción. La toma de medicamentos puede potenciar, por ejemplo, la acción sedante de otros, como ocurre con algunos antihipertensivos.

Si debe conducir habitualmente, recuérdeselo a su médico/ca. Él/ella tratará de encontrar la medicación que menos interfiera en su conducción. Si tienen alguna dudasobre la medicación que está tomando y observa que ésta interfiere en su capacidad de conducir, dígaselo a su médico/ca.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios