a

El mindfulness como forma de crecimiento profesional

15 octubre 2019

Uno de los mayores obstáculos con los que se encuentra cualquier persona para su crecimiento profesional es a sí mismo. Es por esto que practicar el mindfulness puede ser un hábito muy beneficioso para empoderar nuestra mente y poder ver con claridad nuestras prioridades a corto, medio y largo plazo.

A pesar de que tendemos a asociar el mindfulness con el crecimiento personal, lo cierto es que se trata de un concepto que también podemos trasladar a nuestra vida laboral.

Por qué interesa el mindfulness para fomentar el crecimiento profesional

Cuando un trabajador se encuentra en equilibrio profesional y en una zona de confort, este percibe una mayor amenaza de la incertidumbre que conlleva el cambio. Sin embargo, ese cambio puede dar un giro muy beneficioso para su carrera profesional.

Para fomentar el crecimiento profesional el primer paso es frenar el condicionamiento psicológico que se autoimpone el propio individuo. 

Ya lo dijo Marco Aurelio, el emperador del Imperio Romano apodado El Sabio cuyo pensamiento se ha asemejado a la filosofía del mindfulness: “La perfección del carácter se basa en vivir cada día como si fuera el último, sin prisa, sin apatía, sin pretensión”.

¿Qué es el mindfulness?

El mindfulness tiene su origen en la India y actualmente ha pasado a formar parte de la cultura occidental a través de las ideas tomadas de los escritos budistas de hace 2.500 años. 

Esta técnica está relacionada con el acto de meditar para focalizarnos en lo que realmente estamos haciendo en el presente y conseguir la atención plena. Con esta actividad de meditación, se busca centrarnos en un pensamiento o sentimiento para liberar la mente de ideas nocivas. De esta forma, conseguimos reducir el estrés, mejorar los niveles de concentración y contribuir al desarrollo de la resiliencia.

Según Vicente Simón, psiquiatra y catedrático de Psicobiología de la Universidad de Valencia, el mindfulness “consiste en tranquilizar la mente para ver con claridad”.

En el ámbito laboral, el mindfulness dota a los trabajadores de las herramientas necesarias para identificar las reacciones habituales a los agentes que producen estrés para, así, gestionarlos adecuadamente. 

Consejos para aplicar el mindfulness en el ámbito laboral

¿Cómo empezar a poner en práctica el mindfulness desde el lugar de trabajo?

  • Percibe activamente la realidad mediante técnicas de meditación.
  • Evita actuar mecánicamente en todo lo que haces, para tratar cada acción realizada como única en el día a día.
  • Prioriza la fidelidad a ti mismo. Únicamente cuando somos coherentes con nuestros actos podremos alcanzar la felicidad en el trabajo.
  • Trata de convertir una situación negativa en una oportunidad. Evalúa los casos en los que determinadas situaciones dan lugar a emociones negativas y piensa cómo los interpretas, cómo reaccionas y cómo actúas en consecuencia.
  • Céntrate en la parte positiva de tus errores y aprende de la experiencia para mejorar en un futuro.

De este modo, impedimos que ese estrés que normalmente tenemos acabe en sentimientos de insatisfacción, ansiedad o depresión.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios