a

Recomendaciones ante una crisis convulsiva

22 enero 2019

¿Qué entendemos por crisis convulsiva?

La expresión crisis convulsiva o “ataque convulsivo” se refiere a una disfunción cerebral súbita o repentina haciendo que la persona se desplome, convulsione o presente otro tipo de anomalía de carácter temporal. Están provocadas por descargas eléctricas cerebrales anómalas. A menudo van acompañada de pérdida de conciencia.

En la mayoría de los sujetos la causa de la crisis se desconoce, si bien hay procesos que pueden producirlas, tales como; epilepsia, hipo e hiperglucemia, uremia, alteraciones vasculares cerebrales, traumatismos craneales, infecciones (meningitis, encefalitis…), fiebre (convulsiones comunes en niños en estado febril), etc.

¿Cómo podemos detectarla?

Dependiendo de la parte del cerebro afectada, existe una gran variedad de síntomas posibles en un ataque o convulsión. Muchos ataques ocasionan desmayos con movimientos espasmódicos o temblor de cuerpo, que pueden acompañarse de pérdida de control de la vejiga o el intestino, seguidos de gran fatiga. También pueden surgir episodios de mirada fija que puede pasar desapercibida, o molestias visuales.

¿Cómo actuar ante una convulsión?

El reconocimiento de la crisis y el conocimiento de qué hacer es importante puesto que es muy fácil confundir las crisis con otras enfermedades. Un periodo de comportamiento automático puede ser interpretado como un estado de embriaguez o de estar bajo el efecto de otras drogas ilegales.

La mayoría de las convulsiones son auto-limitadas y se detienen después de un periodo de tiempo. Sin embargo, la víctima puede lastimarse, aspirar algún alimento, líquido o vómito, o no recibir suficiente oxígeno. Por tanto, hay que protegerla durante la convulsión.

Como medidas generales podemos puntualizar.

  • No debemos refrenar a la víctima.
  • No colocar nada entre los dientes de la víctima durante un ataque (ej. los dedos).
  • No mover a la víctima, a menos que esté en peligro.
  • No administrar nada por vía oral hasta que hayan cesado las convulsiones y la persona se encuentre totalmente consciente y alerta.

Si es la primera vez que presenta una convulsión debemos llevar al paciente al médico al instante, para que descarte de inmediato la posible causa y pueda actuar en consecuencia.

Por último, decir que no existe una manera específica de prevenir los ataques. Si son convulsiones de repetición, se puede recomendar un casco para evitar lesiones cerebrales. Se debe evitar el consumo de drogas y alcohol. Los epilépticos o pacientes que presenten otro tipo de patología deben tomar la medicación y seguir las recomendaciones de su médico.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios