a

Comunicación en empresas: asertividad y escucha

15 octubre 2019

En el ámbito laboral, una buena comunicación interna o externa puede marcar la diferencia y ser un activo muy valioso. Las grandes compañías no olvidan este aspecto, especialmente en una sociedad en la que todo avanza muy deprisa. Sin embargo, para muchas aún es la gran tarea pendiente.

¿Qué es lo que debemos considerar respecto a la comunicación en las empresas?

La comunicación en la empresa también es conocida como comunicación corporativa y consiste en el proceso de emisión y recepción de mensajes en la organización. Puede tratarse de un proceso interno, entre trabajadores, organismos o departamentos, o externo, basándose en el flujo comunicativo entre empresa y cliente o entre empresa y proveedores, socios o colaboradores.

Como con todo, a veces hay muchos aspectos de la comunicación que se pueden malinterpretar en el ámbito profesional. Esto es debido a lo compleja que puede resultar la comunicación, ya que hay ciertas barreras que pueden entorpecerla. Si esto ocurriera habitualmente, podría desembocar en conflictos.

El primer paso es saber quién es tu receptor. No todas las personas damos el mismo significado a las palabras. El segundo paso es comprender la relevancia que en este sentido tienen la habilidad asertiva y la escucha activa.

“La comunicación es muy importante entre los diferentes sujetos de la empresa, la capacidad de escucha y la asertividad son sus pilares fundamentales”

Asertividad y escucha, dos pilares fundamentales de la comunicación en las empresas 

La escucha tiene que ver con la capacidad de atención que tenemos cuando estamos conversando. Lo que a veces sucede, y que supone una de las principales barreras de comunicación, es que tendemos a escuchar más con la finalidad de responder que de comprender al interlocutor.

Como hemos mencionado, lo más importante para efectuar una buena comunicación es tener en cuenta al receptor. Debemos prestarle atención, tener en cuenta el contexto en el que se produce la conversación, analizar su comunicación no verbal (como su postura corporal o su expresión) y mostrar una actitud receptiva para valorar el mensaje y a nuestro interlocutor.

Por otra parte, la asertividad en la comunicación empresarial también es clave. Se trata de decir lo que queremos expresar de forma precisa, contundente y afirmativa. Una persona que se comunica de manera elocuente y asertiva demuestra signos de equilibrio y transmite seguridad al receptor, ambas cualidades muy valoradas en el trabajo. La diferencia con el resto es que establece los parámetros más adecuados para debatir, argumentar o contrastar opiniones, manteniendo siempre una posición de respeto.

La importancia de la comunicación efectiva en la empresa

Cuando en una empresa los flujos de comunicación tienen resultados exitosos obtenemos a cambio los siguientes beneficios:

  • Basándonos en la información que obtenemos de los trabajadores, las tendencias en el sector y las necesidades de los clientes, hallamos una buena adaptabilidad a los cambios y una mejor toma de decisiones.
  • La motivación de los trabajadores se vuelve más positiva, lo que se traduce en una mayor predisposición para la consecución de objetivos.
  • Los empleados se sienten más comprometidos con la empresa y se sienten más identificados con la cultura empresarial.
  • Fomenta un buen clima laboral y se incentiva la proactividad.

En definitiva, una buena comunicación en la empresa mejora las relaciones en el trabajo y, en esencia, la productividad.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios