Riesgos de zoonosis en zoológicos y centros veterinarios

20 septiembre 2018

El riesgo biológico profesional es aquel riesgo asociado con la exposición a agentes biológicos. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define las ZOONOSIS como aquellas enfermedades que se transmiten de forma natural de los animales al hombre, y viceversa.

Las zoonosis pueden clasificarse desde diferentes puntos de vista. Se pueden distinguir entre zoonosis bacterianas, víricas y protoctistas en función del agente infeccioso de que se trate.

La Organización Internacional de Trabajo (OIT) que, desde el punto de vista profesional, divide a las zoonosis en tres categorías en función del grupo de animales que sirve de fuente de infección principal de la infección humana:

  • Animales domésticos
  • Animales salvajes
  • Animales de laboratorio

Los trabajadores de los centros veterinarios y zoológicos son un colectivo expuesto a distintos riesgos laborales en su actividad diaria, asociados a la exposición a agentes biológicos.

El riesgo de exposición a agentes biológicos deriva del contacto directo con animales o con sus fluidos, esta exposición puede producirse durante la aplicación de tratamientos, manipulación de fluidos y de muestras extraídas para diagnósticos y también por contacto con instrumental o materiales contaminados.

Algunas de las enfermedades producidas por agentes biológicos y que pueden contraerse en el ámbito laboral son:

  • Brucelosis: es una enfermedad bacteriana (infecciosa) que ataca a varias especies de mamíferos.
  • Tétanos: es una enfermedad provocada por potentes neurotoxinas producidas por una bacteria, que afectan el sistema nervioso y genera violentas contracciones musculares.
  • Salmonelosis: La salmonelosis humana es una enfermedad infectocontagiosa producida por enterobacterias del género Salmonella. Comprende un conjunto de cuadros clínicos cuya principal manifestación es la gastroenteritis aguda.
  • Fiebre Q: Cuando hay síntomas, ocurre después de un periodo de incubación de 10 a 40 días. La forma de presentación más clásica, corresponde a un síndrome gripal con fiebre
  • Carbunco: En el hombre se pueden producir tres formas clínicas de la enfermedad según el modo de contagio: carbunco cutáneo, intestinal o inhalatorio.
  • Toxoplamosis: muy peligrosa en mujeres embarazadas por los daños al feto
  • Leptospirosis: La infección puede ser más o menos aguda y en general algunos de los síntomas que pueden aparecer fiebre, vómitos y hemorragias, lo que puede conducir a la muerte
  • Fiebre del Nilo Occidental:Esta enfermedad es una flavivirosis de origen africano subsahariano que produce encefalitis
  • Sarna: Provocada por ácaros bajo la piel.

Las principales vías de exposición y de entrada en el organismo de los agentes biológicos pueden ser: inhalación de bioaerosoles, absorción a través de la piel y de las mucosas, penetración a través de heridas, ingestión, mordeduras, arañazos y por pinchazos o cortes con materiales cortopunzantes. En el caso de mordeduras y/o arañazos, pueden resultar graves cuando se trabaja con animales no vacunados o silvestres.

Medidas preventivas para evitar zoonosis

Las medidas preventivas deben encaminarse, por un lado, a prevenir accidentes de trabajo tales como mordeduras y arañazos y, por otro, a evitar la exposición a agentes biológicos que puedan afectar a los animales o que puedan contener sus fluidos biológicos.

Algunas acciones recomendadas para prevenir el riesgo de exposición a agentes biológicos son las siguientes:

  • Identificar los animales susceptibles a determinadas infecciones.
  • Reducir la exposición de los trabajadores.
  • Utilización de equipos de protección individual.
  • Vacunación.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios