a

Seguridad alimentaria en industrias AGRO

5 abril 2019

Actualmente la seguridad alimentaria está en el punto de mira de consumidores, distribuidores y administraciones públicas debido a las alertas alimentarias que han tenido lugar en los últimos años gracias a los cuales, los consumidores han adquirido una mayor conciencia acerca de la procedencia, inocuidad y calidad de los productos que consumen, lo que a su vez ha derivado en una mayor exigencia legal.

Las situaciones de riesgo ocurridas en los últimos años respecto a la seguridad alimentaria han impuesto exigencias internacionales concretas en la producción, envasado, transporte y distribución de los alimentos.

La demanda en la seguridad de los alimentos es cada día mayor. Las autoridades, clientes, y consumidores exigen que los productos que se consumen, sean de calidad y seguros. Estas demandas afectan a todos los sectores de la alimentación implicados.

¿CÓMO PODEMOS GARANTIZAR LA SEGURIDAD DE LOS ALIMENTOS?

La certificación es una garantía por escrito dada por una agencia certificadora, acreditada e independiente que segura que un proceso, producto o servicio cumple por requisitos establecidos por los países u organizaciones públicas o privadas. Esta sirve para demostrar que un servicio, proceso o servicio ha sido producido bajo unas condiciones determinadas.

“Bajo criterios de seguridad alimentaria, un producto certificado, identifica un producto seguro”

Para un consumidor el que una empresa esté certificada significa confianza sobre el proceso al que ha sido sometido el alimento.

¿QUÉ NORMAS GARANTIZAN LA SEGURIDAD ALIMENTARIA?

Existen numerosos estándares para la implantación de sistemas de calidad y seguridad alimentaria que favorecen la implantación de medidas preventivas en las organizaciones encaminadas a minimizar los riesgos asociados a producción de alimentos. Estas normas son voluntarias para las organizaciones, certificables por entidades externas de prestigio y reconocibles a nivel mundial.

Cualquier empresa del sector agroalimentario, desde el sector primario, hasta el de transporte y logística dispone de normas y protocolos aplicables a su actividad, gracias a los cuales se consiguen armonizar los estándares globales de seguridad alimentaria y legislativa existentes.

Las normas y protocolos más usados y que dan más confianza en el sector son:

  • UNE-EN-ISO 22000 (Sistema de Gestión de la Seguridad Alimentaria) específica los requisitos que debe cumplir un sistema de gestión para asegurar la inocuidad de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria desde el punto de venta como consumidor final. Basada en una gestión por procesos garantiza el seguimiento de los puntos críticos de control y la seguridad del producto/ servicio que la organización ofrece al mercado.
  • El protocolo IFS (Internacional Food Standard) incluye todos los requisitos exigibles a los suministradores y se ajusta a los requisitos internacionales (GFSI) proporcionando una visión de los conceptos de seguridad alimentaria y control de la calidad a través de evaluaciones completas a los suministradores. Esta norma técnica desarrollada por los distribuidores alemanes, franceses e italianos nace con el propósito de ayudar a los proveedores que suministren productos seguidos conforme a las especificaciones de la legislación vigente. Este protocolo requiere la previa implantación de un sistema de gestión de calidad basado en un sistema APPCC así como la implantación y gestión de requisitos de instalaciones.
  • El protocolo BRC (Global Standard For Food Safety) es uno de los modelos más difundidos internacionalmente para que los distribuidores y grandes superficies cualifiquen a sus proveedores de producto de marca. Los distribuidores británicos son los responsables de la seguridad de los alimentos comercializados con su propia marca. El protocolo BRC tiene como objetivo asegurar que los proveedores cumplen con unos requisitos que garantizan la salubridad de los alimentos. El Global Standard For Food Safety se dirige a empresas suministradoras de cualquier producto agroalimentario, con marca propia en las fases posteriores a la actividad primaria.

BENEFICIOS DE IMPLANTAR UNA NORMA/PROTOCOLO DE SEGURIDAD ALIMENTARIA

  • Facilitan el cumplimiento de la legislación de aplicación
    • Reglamento 852/2004: “ Higiene de los alimentos ( APPCC)”
    • Reglamento 178/2002: “ Trazabilidad y Seguridad Alimentaria”
    • Ley 17/2011 de seguridad alimentaria y Nutrición
    • Así como la Reglamentación Técnico Sanitaria aplicable a cada producto.
  • Integran los principios del APPCC en un SISTEMA DE GESTIÓN DE LA ORGANIZACIÓN compatible con modelos ISO 9001.
  • Proporcionan una comunicación organizada y eficaz con autoridades sanitarias, consumidores, clientes, proveedores y socios comerciales.
  • Proporcionan confianza a los consumidores
  • Garantizan un control más eficiente y dinámico de todos los riesgos que son marcados por las especificidades de cada norma
  • Establecen requisitos diferenciadores de la seguridad alimentaria
  • Aumento de la satisfacción del cliente al contar con un Sistema de Gestión capaz de controlar  eficazmente los riesgos para la salud alimentaria. 
  • Reconocimiento a nivel mundial. Apertura a nuevos mercados.
  • Mejora de la imagen de la empresa.

Rubén Marcos

Director AUDITORIZA

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No hay comentarios